Volver al Inicio

 

Selección de textos sobre cooperativismo y medio ambiente

 

Cursos, Talleres, Pasantías
Emprendimientos Juveniles Cooperativos
Visitas guiadas a ECOSUR: Servicio de Educación Ambiental, Granja Ecológica en Montevideo
Notas y artículos
Biblioteca en casa
Enlaces

La creciente conciencia de los problemas ambientales ha modificado la percepción que grandes grupos sociales tienen respecto a su relación con la naturaleza, así como a los modos de ser, tener y hacer de las distintas respuestas culturales (económicas, políticas, sociales, valorativas y expresivas) que los seres humanos se han dado a través de la historia y a lo largo y a lo ancho del planeta.

Esta reciente conciencia ha desencadenado nuevas aproximaciones críticas, valorativas y propositivas, extendiendo la reflexión sobre ese "medio ambiente" compuesto de recursos naturales y construcciones artificiales que conformana las sociedades contemporaneas. Pero esa reflexión nos encuentra con una compartimentación del conocimiento y de los mecanismos administrativos poco propicias al entendimiento y a la solución de la problemática ambiental y social que invade más y más la conciencia de todos los sectores sociales y en todas las latitudes. De allí las distintas respuestas, muchas de ellas motivadas por los distintos intereses y roles, de los diferentes actores sociales y de los distintos emprendimientos desde los que se analiza esta situación. Aunque hay coincidencias en considerar la gravedad de la situación, no las hay a la hora de instrumentar soluciones.

El cooperativismo, como movimiento social que surgió como respuesta a las formas económicas y sociales que están al origen de los problemas que hoy resultan inocultables, no podía ni puede estar ausente en esta imperiosa necesidad de ahondar sobre las amenazas que enfrentamos como especie y en la elaboración de alternativas a las mismas. Como movimiento, este nuevo desafio que vive la humanidad como un todo y en sus distintas expresiones locales, regionales y socioculturales, significa una oportunidad para reconocerse y lograr el reconocimiento de su calidad como posible sujeto social, tanto en lo económico como en lo político. La crisis ambiental pone de manifiesto otro contenido de su conciencia posible, ya no como conciencia amenazada sino como autovalorando su propia identidad y su posible protagonismo en la búsqueda de soluciones y en la elaboración e implementación de propuestas. Aunque todavía débil este otro contenido converge en esa toma de conciencia que actualmente vivimos, pero dándole un tono positivo y esperanzador. El cooperativismo tiene una ventaja relativa, y de allí un acrecentamiento de su rol en la sociedad toda alertada hoy por los problemas básicos a que se ve enfrentada por los modos de producir, consumir y decidir que han desembocado en enormes problemas naturales y sociales.

El cooperativismo cuenta para ello con una extensa elaboración teórica, conceptual e ideológica, basada en valores de solidaridad y participación; con la riqueza de su diversidad de modalidades y con una larga historia de experiencias organizativas, que van desde lo local a las redes regionales e internacionales que actualmente lo sustentan.
"Hoy nos encontramos con que no sólo hace falta contar con un marco conceptual adecuado y generalmente asumido por los especialistas, sino que hay que dotar ese marco de desarrollos que hagan operativa su aplicación a los problemas concretos que plantea la gestión de nuestro entorno físico". Entorno que en definitiva es la base en que sustentamos proyectos de vida tanto a nivel individual como colectivo, y que no puede ser abordado, cuidado o construído desde visiones sectoriales, como se evidencia cuando analizamos problemas como el efecto invernadero, la contaminación de alimentos o de las aguas subterraneas, las lluvias ácidas, la contaminación de las playas, o los recursos no renovables y su uso actual nuestra de cara a nuestra responsabilidad frente a las generaciones venideras.
De ahí la importancia de desarrollar, en el seno del movimiento cooperativista, una conciencia multifacética, que aune la crítica de la situación actual, la perspectiva de nuevas alternativas y las posibles acciones para superar las dificultades y construir esas alternativas.

El movimiento cooperativista puede cumplir con un rol fundamental si se dispone a superar una imagen empobrecida y fracturada de lo ecológico, corrigiéndola con una visión global, intersectorial e interdisciplinaria. Para ello es fundamental un crecimiento y una expansión de esa conciencia multifacética de manera de hacer más inteligible de lo que realmente es esta problemática que se engloba en la vaguedad del medio ambiente y que por momentos deriva a una mera moda más.

Es necesario cubrir la brecha actual entre la sobredimensión de los problemas y la infravaloración de la capacidad que el ciudadano común tiene de su propia acción sobre condicionantes y proposiciones. Y para ello es imprescindible equiparse a nivel de las ideas, tanto para comprender la realidad actual como para imaginar y crear soluciones; articular formas organizativas solidarias y complementarias que permitan instrumentar las soluciones; y también impulsar la experimentación y la puesta en práctica de nuevas técnicas más apropiadas para la solución de los problemas del mundo natural y social que conforman este medio ambiente en el que los seres humanos, asociados en diferentes niveles de relación, intentamos desplegar nuestra vida.

Por todo esto tenemos la urgencia de disponer todo lo necesario para gestionar, en formas participativas y cooperativas, con criterios económicos y sociales no reducionistas (ni meramente económicos, ni sesgadamente técnicos), cada uno de los recursos y las tecnologías disponibles, que van desde los minerales, el agua, el suelo, la diversidad biológica y los recursos pesqueros, hasta los sistemas agrarios y urbano-industriales que los utilizan. Y bajar de la problemática general a las aplicaciones concretas o también desde los niveles amplios de agregación y razonamiento hasta aquellos de proyecto, de intervención y de decisión.

Siguiente