Volver al Inicio

Selección de textos
sobre cooperativismo y medio ambiente

LOS ACTORES SOCIALES IMPLICADOS EN LAS POLITICAS AMBIENTALES

Todo el proceso (que se centró en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo, realizada en Río de Janeiro en junio de 1992) movilizó una cantidad sin precedentes de organizaciones no gubernamentales y movimientos de base. Un fenómeno nuevo, que seguramente responde al hecho de que las amenazas que pesan sobre el planeta las compartimos todos, cualquier sea el punto geográfico, las culturas, etnias, religiones, clases sociales, o sistemas políticos a los que se pertenezca.

Quedó clara en esas conferencias paralelas, que si bien estamos todos amenazados, ni la responsabilidad sobre las causas, ni las consecuencias más inmediatas de éstas son compartidas equitativamente. En una relación inversamente proporcional, los que más provocan la degradación ecológica y social, son los que -por lo menos en términos inmediatos- menos las sufren y menos dispuestos están a cambiar el sistema que las sustenta.

 

Cursos, Talleres, Pasantías
Emprendimientos Juveniles Cooperativos
Visitas guiadas a ECOSUR: Servicio de Educación Ambiental, Granja Ecológica en Montevideo
Notas y artículos
Biblioteca en casa
Enlaces

Frente a todo esto, aparece el reclamo de participación de las ONGs y movimientos sociales de Norte y Sur, de Este y Oeste, que no están dispuestos a observar pasivamente la crisis mundial y sus resultados, y que ven la necesidad de reformular tanto la crítica a la situación actual, como las posibles soluciones y los caminos para llegar a éstas.

Entendemos además que esto sólo será posible en la solidaridad a nivel planetario de los que sintamos la responsabilidad de crear una sociedad ecológicamente sostenible y socialmente justa, teniendo en cuenta la riqueza de nuestra diversidad y no intentando uniformizarnos en un sólo concepto de desarrollo, en una sola cultura, sino apoyándonos en la participación real y la autogestión de crítica, objetivos y medios.
Pacto Acción Ecológica de América Latina y el Caribe.

Construyendo el futuro. Tratados alternativos de Rio 92.

Nosotros, ONGs del mundo entero, redes nacionales e internacionales y Movimientos Sociales, reunidos en el marco de la Conferencia de las NN. UU. para el Medio Ambiente y el Desarrollo, en el Foro Global, afirmamos los siguientes compromisos para el futuro:
1- Tenemos conciencia de la contradicción existente entre el modelo de civilización dominante, injusto e insostenible, construido sobre el m mito del crecimiento ilimitado y que ignora los límites finitos de la Tierra.
Entendemos, por eso que la salvación del planeta y de sus pueblos presentes y futuros exige la creación de una nueva civilización fundada sobre la ética que determine y se base sobre los límites, la prudencia, el cuidado y respeto por la diversidad, la solidaridad, la justicia y la libertad. Subrayamos enérgicamente la imposibilidad de un desarrollo sustentable si nuestra lucha no es compartida por los sectores sociales más carentes y excluídos, y contra la pobreza y las causas del empobrecimiento.
2- Rechazamos enérgicamente que el concepto de desarrollo sustentable sea transformado en mera categoría económica, restringido al empleo de nuevas tecnologías y subordinado a cada nuevo producto del mercado. Permitir esto significa garantizar la continuación de la pobreza y la riqueza estructurales, emergentes del modelo de civilización dominante que denunciamos.
Para llegar a sociedades sustentables, afirmamos que los países ricos tienen el deber de frenar, estabilizar y más aún, revertir sus tasas de crecimiento, para que otros países puedan buscar y ejercer su derecho a niveles de vida dignos y otros derechos ciudadanos para sus pueblos. En lo que respecta a las mujeres en particular, garantizar el derecho de control sobre sus propias vidas tiene que ser una premisa básica de cualquier acción relativa a los temas de población, medio ambiente y desarrollo.
3- Habiendo quedado demostrado que la mayor responsabilidad por la degradación y pobreza del planeta le corresponde a la mayoría de los países del hemisferio Norte, también queremos marcar que en el hemisferio Sur, los gobiernos, empresas multinacionales, instancias internacionales de regulación, bancos y las propias élites locales de poder, se unen para reproducir el mismo modelo fallido e insostenible, con la aceptación pasiva de grandes capas de la población.

Tenemos conciencia de que las actuales relaciones Norte-Sur, basadas en la desigualdad, la dominación, la explotación y la confrontación desigual no pueden seguir siendo aceptadas. Esto nos coloca ante un desafío común: trabajar junto contra los mecanismos que crean las injusticias y la degradación, uniendo las fuerzas de la sociedad que aspiran a un cambio, contra las que quieren mantener este status-quo.

Declaración de Río.
Foro Internacional de ONGs y Movimientos Sociales, 1992.

Todos deben entender que el principal problema no es proteger el medio ambiente per se, sino administrar los recursos ambientales en la forma que mejor permita lograr un desarrollo social, económico y físico sostenible. Los principios que han de aplicarse deben considerarse holísticos e interdependientes, e incluir los siguientes:
* la integridad ecológica, incluida la reducción de la vulnerabilidad social y cultural, debe mantenerse;
* la satisfacción de las necesidades básicas de todos es, inequívocamente, el primer deber de la humanidad en los planos local, nacional y mundial;
* han de garantizarse y satisfacerse todas las necesidades materiales y no materiales y los derechos de las generaciones presentes y futuras del mundo, y en particular el derecho de toda mujer, hombre y niño a vivir en paz, seguridad y dignidad;
* han de crearse condiciones que faciliten y sostengan la autodeterminación social, especialmente la autonomía, la autosuficiencia, la democracia participativa y la integridad cultural;
* han de establecerse y mantenerse a todos los niveles de organización humana, el nivel internacional de equidad con respecto a las necesidades materiales y no materiales humanas en términos de sexo, religión y raza.

Raices del futuro. Conferencia Internacional, Paris, diciembre de 1991.
Programa de acción de los ciudadanos para la década de los 90.

Siguiente