Comentarios criticos a «Sobre el movimiento obrero y popular, de Raúl Zibechi»
por Eduardo Colombo


Sobre los puntos 1 y 2. Debido probablemente al hecho de que los conceptos generales aparecen fuertemente resumidos, varios problemas surgen del texto, y no son nada claros para mi. Primero « el capitalismo forma parte de la piramide burocratica y controla y dirige la sociedad» : el capitalismo como sistema de explotacion economica no controla ni dirige nada . Para controlar y dirigir hace falta una voluntad politica que no pertenece a los sistemas supraordenados, construidos, sino a los actores humanos que les prestan la carne y la sangre. Habria que definir las relaciones que mantiene la élite de la clase dominante, o la élite que controla el poder politico, con « el sistema capitalista », con el Estado y con el régimen. Por ejemplo, el régimen parlamentario de democracia representativa, es en el mejor de sus estados de funcionamiento, una oligarquia pseudo representativa, y en América latina esta corregido, cada vez que se hace necesario, por la dictadura militar. El Estado, que comienza a existir mas o menos a partir del siglo XVI, (es decir mucho antes que el capitalismo), se desarrollo como Estado-nacion, pero hoy en dia, al influjo no solo de la mundializacion del mercado capitalista, sino tambien a causa del derrumbamiento del Estado bolchevique (fin de la guerra fria) que deja libre la via a un liberalismo conquistador, aparecen marcadas tendencias al reagrupamiento federal de los Estados y a una nueva politica y un nuevo derecho internacional. Estos cambios han permitido dar una visibilidad creciente a la élite de poder, y concomitantemente, facilitado la emergencia de un movimiento, por el momento heterogéneo, pero internacional y de contestacion global del sistema politico-economico estatal-capitalista.
Otra cosa poco clara - siempre, evidentemente, para mi caletre - es la division en dos fases « historicas » del sistema capitalista, la primera de explotacion y la segunda de control social, opresion, division dirigente/dirigido. Tal vez Zibechi quiere decir que la primera etapa del capitalismo fué mas dura y cruenta, y la segunda mas tranquila y segura, con la adquisicion del consentimiento de las masas explotadas y dominadas. No lo sé. Lo que si sé es que la relacion dirigente/dirigido, dominante/dominado, o de mando y obediencia son muy anteriores al siglo XIX.

El punto 3. « El movimiento social desde la Comuna al 68 » (...) « acompagno el proceso de fortalecimiento del Estado, al promover un proceso similar de unificacion y centralizacion » burocratica (...) « el movimiento obrero actuo de forma mecanica » (...) « sea en la forma social democrata o en la version soviética » (...) « Esta tendencia se verifico en todas las vertientes del movimiento ».
Aqui mi desacuerdo es franco.
Toda delimitacion de un periodo de la historia es arbitraria. Lo es desde el punto de vista de la historia, pero no lo es si tomamos en cuenta el sistema de ideas, de valores, o la idéologia (consciente o inconsciente) si se prefiere, del autor de tal eleccion arbitraria . Ni la Comuna del 71, ni Mayo del 68, fueron movimientos especificamente obreros. En la Comuna fué el ala radical de la Internacional que dio a la insurreccion de Paris su fuerza revolucionaria, y en el parisino Mayo del 68 (que no fué otra cosa que una « revolucion cultural ») el impetu libertario, innegable, que puso de nuevo al anarquismo en el escenario de la historia, fué sostenido por la ocupacion de las fabricas y 10 millones de obreros en huelga controlados en su mayoria por el Partido comunista y ajenos al viento libertario que soplaba sobre sus cabezas.
Si se hubieran tomado como hitos historicos el Congreso de la Haya [septiembre de 1872] (que significo la escicion de la Primera Internacional) y el fin del régimen soviético - o la caida del Muro de Berlin - habria quedado al descubierto la responsabilidad historica del socialismo autoritario que, él si, reprodujo el centralismo estatista y la burocratizacion extrema en el seno del movimiento obrero. La social democracia engendro el sindicalismo de colaboracion de clases que hoy conocemos en los paises capitalistas, y el leninismo introdujo el sindicalismo (si tal palabra tiene sentido) de Estado en Rusia, China, Cuba, etc.
El movimiento obrero organizado no reprodujo mecanicamente la centralizacion estatal, fué llevado activamente a ella por los primeros congresos de la Segunda internacional, y de manera dictatorial y violenta por el Komintern desde 1922.
Contra esa vision polico-burguesa y jacobina del movimiento obrero lucho sin tregua la rama antiautoritaria de la Primera internacional, antes de ser abatida por dos guerras « mundiales », los totalitarismos nazi-fascistas y bolchevique, y la colaboracion internacional de los Estados contra la Revolucion espagnola. (Ver De l’Histoire du mouvement ouvrier revolutionnaire. Ed. CNT-RP/Nautilus, Paris, 2001).
En el periodo considerado, los movimientos sociales fueron muy variados en ditintos lugares del planeta. Unos francamente revolucionarios, como la Comuna del 71, la Revolucion rusa, el biennio rosso, la Comuna de Baviera del 18, la revolucion y las colectivizaciones en Espagna, la insurreccion de Budapest en 1956, etc. Otros francamente reaccionarios ...(pongan los ejemplos que mas les guste).

Punto 6. Me parece que Zibechi confunde, en lo que él llama primera etapa del movimiento obrero, ciertas caracteristicas del militante anarquista de la época con la totalidad del movimiento. No creo que la FORU haya sido muy diferente de la FORA. La FORA desde 1901 hasta el 30 fué mayoritaria en varios momentos de ese periodo, contando entre cien mil y trecintos mil adherentes, siendo la expresion de los sectores mas pobres del proletariado, logrando organizar tambien a los trabajadores del campo. Decir que era « un sector muy minoritario de las capas medias » hace pensar en un resabio del dogma marxista : anarquismo = pequegna burguesia / artesanado.
Punto 8. De la misma manera, decir que el movimiento de accion directa, « en lo negativo tendio a exacerbar las diferencias ideologicas », podria hacer pensar que los militantes de entonces discutian sobre el rol del Estado en el periodo revolucionario o sobre la determinacion economica en ultima instancia. NO, la controversia entre socialistas y anarquista se manifestaba en otro terreno ; la divergencia se daba entre accion directa o arbitraje, y entre generalizacion de la huelga o huelga corporativa y ley parlamentaria.
Y esa discusion no era negativa, el haberla abandonado es consecuencia del encenegamiento del movimiento obrero en el dirigismo, la colaboracion de clases y el populismo.
Punto 9. « Un proceso que tiene escasa relación con las corrientes político-ideológicas, porque debemos entender que los sujetos sociales adoptan alguna, o varias, de las estrategias posibles en base a sus necesidades en cada momento histórico y no como consecuencia de su adhesión a una determinada corriente. » Este parrafo ejemplifica claramente la posicion de fondo de Zibechi : todo el proceso historico es el desarrollo de las fuerzas productivas, el « sujeto historico-social » no es un actor verdadero, es un sujeto ‘abstracto’, determinado por la ley de la historia, que cree ilusoriamente actuar por su voluntad y sus deseos. Falta agregar solamente el fin de la historia con el triunfo del proletariado, para completar la vision marxista clasica.
Punto 14. Un ejemplo del « imaginario » no solamente obrero. ¿Como colocar en ese proceso que parece tener, para Zibechi, una continuidad en el periodo considerado (de la Comuna al 68), el « 17 de Octubre » ? ¿Es lo mismo, tienen el mismo sentido la Semana roja de Ancona y la Marcha sobre Roma del 22 ? ¿Es lo mismo, tienen el mismo sentido la Semana tragica del 19, con la ciudad de Buenos Aires ocupada por la tropa, mas de mil muertos y miles de presos y deportados, que la marcha del 17 de octubre de 1945 (Mi General que grande sos !) apoyada por la policia de Buenos Aires ? Yo dire que unos son momentos revolucionarios y otros movimientos reaccionarios protagonizados por la clase obrera, o por un sector de ella.
Punto 21, 22, 23. El analisis especifico del movimiento obrero en Uruguay no lo discutiré, mi informacion es reducida, pero continuaré a segnalar lo que toca a los aspectos generales teoricos.
La decada del 60 vio « la derrota de la clase obrera » se nos dice, pero se nos dice ademas que esta derrota no dependio de la hegemonia de una tendencia u otra en el seno del movimiento obrero, es indiferente que la orientacion de la lucha proletaria haya sido revolucionaria o reformista, la ‘derrota’ estaba programada por razones ‘sistémicas’ (sic !). Es decir, la clase obrera estaba condenada a perder.
Por el contrario la clase dominante se consolida y unifica. Ella sabe « lo que busca, comenzara a implementarlo y poco a poco encontrara los caminos. »
¿Porqué la burguesia como clase tiene un proyecto y lo cumple, y el pobre proletariado puede tener los proyectos que quiera, que de todas maneras por razones estructurales, no le serviran para nada ?
Dicho de otra manera aparece la conclusion tautologica : la clase dominante por razones estructurales es dominante. Lo que da razon a Zibechi : « la clase (obrera se entiende) va a la defensiva siempre. » Y per secula seculorum.
Punto final. Para terminar quisiera que se me disculpe si estas criticas aparecen sin la contra partida de los aspectos del texto que comparto con el autor. Se que Zibechi las sentira como caricaturales, pero expresan claramente, yo creo, las divergencias de fondo, aunque solo traten aspectos parciales.
Sobre el ultimo parrafo no puedo mas que estar de acuerdo :
« De todo lo anterior, se deduce que la tarea es doble. Impone que todo lo que se haga tenga en cuenta no repetir la subordinación al Estado y a los partidos. De todo lo anterior se deriva que la lucha por la autonomía es el eje de cualquier movimiento que aspire a cambiar las cosas de verdad y no a reproducirlas. En el fondo, se trata de adoptar un punto de vista diferente, una mirada distinta, que supone medir las cosas no por sus resultados sino por su proceso, no por la espectacularidad de la acción sino por la profundidad de la misma, no por su acción hacia afuera sino por su construcción interna. La clave es el camino. »
Agregaré unicamente que ese camino lo comenzo a trazar el Congreso de Saint-Imier, que la misma necesidad de autonomia del movimiento obrero condujo a la creacion de la AIT de 1922, y que hoy nos toca reabrir ese camino a partir de las condiciones sociales del siglo XXI.

Comunidad del Sur

Presentación
Propósitos
45 años de historia
Red de Cultura Libertaria


Comunidad del Sur

Justo M Alonso Gonzalez 1534 (Ruta 8 km 16.800)
Tel 22221450
e_mail: ecocom@chasque.apc.org