LA PRODUCCION DE LA AUTOGESTION

Hacia fines de los años 60 distintas experiencias comunitarias se habían ido desarrollando y en junio de 1969 en la ciudad de Buenos Aires se celebró el Primer Seminario Intercomunitario, con la participación de 3 grupos de Argentina, 2 de Bolivia y 2 de Uruguay (entre ellos la Comunidad del Sur. En esa oportunidad se presentaron diferentes ponencias abordando toda la temática que hace a proyectos de vida alternativos. Transcribimos a continuación el documento que sobre "Orientación económica" presentara la Comunidad del Sur, cuyo lenguaje muestra los residuos de la época y un relativo acento en la importancia de los procesos productivos. Posteriormente la experiencia y su pensamiento se fue desplazando hacia una mayor atención de los modos de vida -el "mundo de la vida" al decir de Habermas- que a los modos de producción.
"Vivimos en una sociedad totalmente jerarquizada y en expansión contínua, donde la alienación creciente de los trabajadores en el trabajo, se ve compensada por la "elevación del nivel de vida" y toda iniciativa queda confinada en los "organizadores". De esta manera hacen fracasar la rebelión de los explotados encerrándolos en la carrera tras el nivel de vida, rompiendo su solidaridad, mediante la jerarquización y burocratización de toda empresa colectiva.
Parece claro que "las relaciones reales de producción" -las relaciones que se establecen entre los individuos y/o grupos en el proceso de producción de los bienes que necesitan o ponen a disposición de la sociedad son fundamentos esenciales de toda sociedad. La decisión de qué producir y cuánto producir debe tomarse en función de qué queremos consumir y cuánto. Teniendo presente, a la inversa, que lo que consumimos tiene un costo y requiere un monto de trabajo que determina nuestras vidas. En esta perspectiva social, no puede ser admitido ningún divorcio entre productor y consumidor.
Parece evidente que las relaciones sociales (con quiénes convivo, en qué momentos, qué tiempo dispongo y con qué riqueza de medios) están determinadas por las relaciones de trabajo y de producción. Es para y por cierto trabajo productivo que seremos formados. Si este trabajo excluye la iniciativa, la responsabilidad, el agrupamiento, la colaboración voluntaria y los intercambios libres entre los individuos, el florecimiento de sus facultades y su autonomía, el individuo no podrá reconocerse en el trabajo social que ésta exige de él. No puede haber emancipación del individuo en su tiempo libre, hasta que no haya emancipación en su actividad social productiva: el trabajo. Entonces tenemos que concebir relaciones económicas nuevas: - Formas de propiedad colectivas que las hagan posibles. - Niveles de decisión en común que nos lleven a elegir un nivel de vida (opuesto al elegido por la sociedad capitalista en beneficio de la dominación: una vida que sólo acumule bienes de consumo no lleva a una realización individual y social plena). Morimos sin dejar nacer nuestra potencialidad.
- Crear procesos de producción que permitan una creciente participación y creatividad en el acto productivo.
- Formas de retribución que garanticen el nivel de vida elegido y que no perpetúen las diferencias, la explotación dadas por las categorías de la sociedad capitalista. (Nada de escala de salarios, la retribución debe ser según las necesidades analizadas y decididas por cada uno y por todos). - Máxima satisfacción posible en el trabajo. - Máxima producción y rendimiento.
- Máximo tiempo libre.
A partir de que las retribuciones basten para cubrir las necesidades fundamentales, los trabajadores deberán interrogarse acerca de lo que es más importante: el mejoramiento de las condiciones de trabajo, el aumento de lo consumible, o el aumento del tiempo para estudiar, expresarse o recrearse (jugar, cantar, pintar, relacionarse con los hijos o los jóvenes en un medio social recreativo).
Deberemos interrogarnos colectivamente, y no individualmente, creando un poder colectivo real sobre las condiciones de existencia, de todos y así lograr un mejoramiento cualitativo.
La situación del hombre común no es fundamentalmente diferente en los diversos sistemas capitalistas "privado, burocrático o militarizado" aún cuando se encubra con conceptos tan contradictorios como "socialismo de Estado" o "liberación nacional": en todos ellos las relaciones reales de producción son similares.
El objetivo del cambio no puede ser sólo la abolición de la propiedad privada, abolición que los monopolios y sobre todo las burocracias realizan ellos mismos gradualmente sin provocar en ellos más que una mejora de los métodos de explotación, sino esencialmente la abolición de la distinción fija y estable entre dirigentes y ejecutantes en la producción y en la vida social en general.
El problema del cambio se convierte en el de la capacitación del pueblo para dirigir la sociedad. Pasar de la impugnación del poder del capital en la producción a la impugnación del poder en la sociedad en su conjunto. Reorganizar la sociedad sobre la base de instituciones que los hombres comprendan y dominen.
Nuestro proyecto, que tiene uno de sus apoyos en núcleos de vida alternativos, es un tímido esfuerzo para llevar a la realidad estas ideas; quiere crear un complejo de actividades cooperativas, solidariamente organizadas, que permitan llevarlas a una práctica real y concreta. Económicamente tiene que promover:
1- Propiedad común e indivisa. Lo aportado es un bien social abierto a su usufructo por parte de todos los que quieren participar, y se arranca definitivamente del sistema de propiedad privada y de la posibilidad de herencia.
2- Producción y consumo planeados juntos y organizados en relación el uno con el otro, mediante mecanismos de decisión colectivos.
3- Retribuciones en función de necesidades decididas por todos (nivel de vida conscientemente elegido).
4- Asegurar atención de problemas como enfermedad, incapacidad, vejez o infancia, es decir situaciones de dependencia económica, por medios solidarios creando cajas de solidaridad administradas cooperativamente.
5- Promover la capacitación más alta posible en todos los aspectos de la persona humana, facilitando estudios y trabajos (desarrollo intelectual, manual y estético) por medio de "becas", esfuerzo económico que reintegrará el beneficiado al aportar su crecimiento al proyecto.
6 - Cualquier bien que reciban los integrantes del proyecto por concepto de herencia, regalo u otro medio casual, se vertirá como bien común.
7- Facilitar lo más posible el máximo de iniciativa personal en todo lo referente a elevar el nivel cultural y de información de los integrantes (bibliotecas, viajes, estudio).
8 - Integrar el trabajo, el estudio y la capacitación, en un progresivo aumento del tiempo suficiente para conocer, investigar y crear directamente en los lugares de trabajo.
Finalmente saber que en el seno de condiciones materiales muy adversas, escasez, bajo nivel técnico y pobre equipo industrial, la autogestión no basta para fomentar una reflexión y una investigación concretas sobre la división óptima, técnica y social del trabajo, sobre la realidad de las necesidades, sus prioridades y por lo tanto sobre el modelo de consumo y de civilización.
El imperativo cuantitativo sigue siendo notablemente dominante. En estas circunstancias, los responsables de la gestión, debemos tomar a nuestro cargo inevitablemente las necesidades frustrantes de la acumulación. Por el logro de la autogestión en muchas ocasiones nos vemos obligados a subordinar, por nuestra propia iniciativa, nuestras necesidades a las exigencias de la producción e imponernos una autodisciplina que en otros sistemas es impuesta desde afuera. En suma, nos vemos obligados a comprobar que la emancipación real será imposible por mucho tiempo todavía, y a asumir con todas sus consecuencias esta imposibilidad. La aspiración será pues una transformación progresiva y total que exige una militancia clara para abarcar la sociedad toda" (7).

 

7- Comunidad del Sur. Una experiencia de vida cooperativa integral. Montevideo,1985.

Comunidad del Sur

Presentación
Propósitos
45 años de historia
Red de Cultura Libertaria


Comunidad del Sur

Justo M Alonso Gonzalez 1534 (Ruta 8 km 16.800)
Tel 22221450
e_mail: ecocom@chasque.apc.org