FUTUROS IMPREVISIBLES Y ANARQUISMOS INMADUROS

QUIEN PREGUNTA Y DESDE DONDE?
RESPUESTAS DESDE LA PERPLEJIDAD

¿Qué porvenir aguarda a la razón humana después de Auschwitz
(y del Gulag Hiroshima), después de la muerte de Dios,
depués del ocaso de la religión sobrevenida con la modernidad?"

Nadie comparte hoy la creencia típicamente ilustrada de que "el progreso del conocimiento humano"
-el progreso de la ciencia y la técnica, el progreso de la "razón teórica" y sus aplicaciones instrumentales y estratégicas- haya de comportar un paralelo "progreso moral" de la humanidad, un progreso en el orden de la racionalidad de la praxis humana, un progreso de nuestra "razón práctica".
Javier Muguerza

Hablar del anarquismo desde la duda en cuanto a su porvenir, nos coloca en una encrucijada, que puede resolverse en parálisis, en perplejidad o en una huida hacia adelante.

Pero previamente exige elucidar de quienes o de donde surge la pregunta que nos convoca -¿tiene futuro el anarquismo?. La primera reacción nos llevaría a encogernos de hombros. Sólo consultando el oráculo podríamos responder por anticipado una interrogante que supone un sujeto -el anarquismo- que no sería más que una figura virtual. Pero definidos como anarquistas y zambullidos en un hacer comunitario que hoy y aquí intenta arriesgar una elección de vida que supone un futuro, de lo contrario ese experimentar no tendría sentido. Dos metáforas han acompañado o impulsado la experiencia: la utópica intención de volar que llevo a los Wright a inventar el avión, y la mutación provocada por aquellos primeros peces que se lanzaron fuera de su medio para intentar una transformació radical de sus propias estructuras y así acceder a un medio igualmente "utópico" visto desde lo originario. En ambos casos el futuro sólo fue el resultado de ese inventar e inventarse a través de una deriva cargada de fracasos, frustraciones y logros.

La interrogante respecto al futuro, en este caso del anarquismo, requiere previamente la construcción del sujeto o de los sujetos que lo puedan crear. Más que una secuencia presupuesta, anticipable, en las ideas y sobre todo en las creaciones culturales como lo son las propuestas de nuevas formas de ser y hacer equiparables a la creación artística son siempre inimaginables fuera de quienes se lanzan a realizarlas, paradójicamente de un imaginario radical que como un magma fecundo le sirve de base.

Landauer, que alimentó ese imaginario en las primeros momentos de la Comunidad del Sur, en su etapa casi ex-nilo a mediados de los años 50, puede volver a ayudarnos, eludiendo la respuesta pero señalando la responsabilidad que nos cabe como sujetos posibles de la acción liberadora que ella si puede dar respuesta a la pregunta que nos convoca:
"El socialismo es posible e imposible en cualquier época; es posible cuando existen los hombres adecuados que lo quieren, es decir, que lo hacen; y es imposible cuando los hombres no lo quieren, o sólo pretenden quererlo, sin poder realizarlo". (Citado por M.Buber, p. 68)

Entonces el tema da una vuelta carnero para convertise en ¿tienen futuro los anarquistas? ¿es que podrán reproducirse evolucionando y revolucionando tanto las estructuras internas -como sujetos y en las formas organizativas inventadas- como las externas? ¿cambiar cambiándo y asi crear el medio adecuado para el desarrollo de lo que llamaríamos anarquismo?
Aquí es oportuno aclararnos que -otra vez como en toda creación- el anarquismo tendrá futuro sólo en la medida en que "los hombres y mujeres adecuados", es decir deseantes, se embarquen en "la continua creación de comunidad dentro del género humano, en la medida y la forma que puedan quererse y realizarse bajo las condiciones del momento". M. Buber p.81

Pero el futuro de la creación es -la paradoja una vez más- la continua creación pues "lo realizado puede tornarse rígido; lo que hoy tiene vigorosa vitalidad, mañana puede anquilosarse y oprimir con su fuerza lo que pugna por desplegarse. Siempre que se pretenda hacer convivir a la cultura y a libertad, los distintos lazos del orden deberán complementarse entre sí, y la forma ordenatriz deberá llevar en sí misma el principio de su propia disolución".

No hay otro camino hacia el futuro que el que hacen los hombres y mujeres desde la solidaridad al reconocer en común que el presente no responde a sus necesidades de libertad, de autoría y de responsabilidad, y exigiéndose lo extraordinario para modificar esa situación presente.

Siguiente

Comunidad del Sur

Presentación
Propósitos
45 años de historia
Notas y artículos


Comunidad del Sur

Justo M Alonso Gonzalez 1534 (Ruta 8 km 16.800)
Tel 22221450
e_mail: ecocom@chasque.apc.org