FUTUROS IMPREVISIBLES Y ANARQUISMOS INMADUROS

HIPOTESIS TENTATIVAS

La hipotesis que queremos exponer es que la propuesta del anarquismo -una sociedad sin coacción política, igualitaria, que procura abolir rangos y fortunas- es en si misma"un escándalo en el seno de la sociedad burguesa" construida para sustentar y legitimar las asimetrías de poder y acceso a los recursos, pero también provoca el rechazo de otras ideologías y de los grupos que las promueven, que se pretenden revolucionarias a través de la sustitución de la minoría dirigente. Pero lo mas complejo en esa lucha por poner en órbita un proyecto liberador radica en que en el proceso de resistencia y creación de las instituciones apropiadas cada uno de los "militantes", actores o portadores es en cierto modo cómplice contra si mismo.

Como lo señala Colombo, hemos podido comprobar en el hacer concreto, que "rebelarse contra la influencia de la sociedad exige rebelarse, al menos en parte, contra si mismo, por esto es el momento más díficil de la libertad".(EC, pag. 19).

Quedarían así definidos tres niveles interactivos que interfieren a lo largo de los procesos complejos que conllevan las ideas ibertarias: lo instituido convertido en sistema dominante que "resiste" a todo cambio recurriendo a cualquier medio; los emergentes reformistas que aspiran a modificar pero no eliminar la dominación como sistema, manteniendo el nucleo duro de la división dirigente-dirigido; y el más dificil de objetivar que se instala al interior de las propias fuerzas, tanto a nivel de la subjetividad como en la endeblez de los esfuerzos instituyentes.

Otra hipótesis complementaria que también se apoya en una comprobación empírica, sostiene que las contraposiciones "naturales", emergentes de capacidades diferenciales que en la vida social adoptan formas de interacción asimétricas son revestidas por la significación general de la sociedad basada en la dominación. En nuestro tema y desde la experimentación concreta a nivel microsocial de una comunidad autogestionada, postulamos que toda puesta en acto del anarquismo o de sus distintas expresiones autogestionarias nacen "prematuras" y amenazadas por la contaminación de ese medio dominante, definido por un paradigma que gira alrededor de la obligación política (basada en el par dominante-dominado, dirigente-ejecutante, autor-actor, autoridad-dependiente). A consecuencia de ese doble condicionamiento -nacimiento prematuro y contaminación del medio sociocutural- los intentos de cambio de paradigma estan siempre amenazados de girar en redondo, alrededor de la multiplicidad de ejes simbólicos e institucionales, y de perder congruencia hasta convertirse en su opuesto.

En un primer diagnóstico surgen tres factores que curvan fuertemente el hacer, incidiendo también en el querer. Tanto en lo personal como en las formas socializadas las expresiones que se quieren anarquistas pueden ser:
1- doblegadas por las violencias y seducciones que el sistema dominante impone,
2- desgastados por los enfrentamientos con otros emergentes que coinciden en aspectos parciales (reformistas)
3- saboteadas por las contradicciones e incomprensiones que se dan al interior de cada militante y entre los distintos expresiones orgánicas del propio movimiento.

La convergencia e interacción de estos tres vectores provocan un campo de tensiones que revierten los contenidos ideológicos y los tejidos que sustentan las creaciones instituyentes que pudieran provocar un cambio individual y social.

En ese laboratorio que son las experiencias autogestionarias - y concretamente en nuestra propia vivencia comunitaria- hemos "descubierto" dos ámbitos de lo social que signados por lo "natural" (sexo-generos, edad-generaciones) se cargan de contenidos importados, que en sus resignificaciones o en su vaciamiento de sentido provocan debilidades y amenazas de extinción. Al mismo tiempo esas debilidades ponen de manifiesto la fuerte implantación de estructuras que hacen de la dependencia "libremente" aceptada y hasta deseada, un foco de resistencia a los planteos de autonomías, en lo personal y en lo social. Al igual que las culturas preexistentes, al igual que numerosas especie naturales, las alternativas tambien están amenazadas de extinción en manos de un sistema social y una cultura que se basan en un paradigma de dominación globalizada.

De allí que plantearse el futuro del anarquismo, exige rebasar los límites del propio anarquismo y sus propuestas, pues nace "prematuramente" y a contra pelo, tanto en las formas que instituye, como en las personalidades (individualidades) que lo asumen. En ambos niveles es impostergable la creación de autonomías, que se basen en la apropiación colectiva de la capacidad instituyente, en la elaboración de sus propias normas, tarea que sólo puede ser asumida por seres autónomos capaces de inventar las instituciones que la posibiliten. (EC, p.28).

Nuestra experiencia comunitaria fue y es, por todo esto, una doble experiencia: por un lado un campo experimental de instancias de socialización en procura de la creación de un "nuevo sujeto histórico" necesitado y necesario para la autonomía generalizada. Un sujeto a la vez individual y colectivo, siempre consciente de la relatividad de lo instituido, pero sabiéndose autor y actor de un modo de organización sin dominación.

La conciencia de esa autoría descartaría todo orden autoritario e inaugura así un proceso creativo presidido por la libertad y la igualdad, y un sentimiento de responsabilidad que se funda en la obligación social implícito en el acuerdo libremente establecidos en instancias autogestionadas, en oposición a la obediencia debida a la ley impuesta en instancias de gestión externas.

Pero por otro lado, la sombra de experiencia radica en el punto de retorno de lo reprimido en segundo grado. Es decir el regreso a formas y conductas que parecerían mostrar "la servidumbre volubtaria" fuertemente adherida en el imaginario de los que protagonzamos los cambios o que nos adherimos a los intentos autodenominados anarquistas.

Siguiente

Comunidad del Sur

Presentación
Propósitos
45 años de historia
Notas y artículos


Comunidad del Sur

Justo M Alonso Gonzalez 1534 (Ruta 8 km 16.800)
Tel 22221450
e_mail: ecocom@chasque.apc.org